Loading...

domingo, 4 de marzo de 2012

La importancia de la interacción en las comunidades virtuales


La Web presenta hoy poderosas herramientas de comunicación y aprendizaje que, usadas eficientemente, pueden migrar el concepto de objetos y entornos de aprendizaje a objetos y entornos de conocimiento. ¿Qué conceptos están en juego? ¿Cuáles son las técnicas a aplicar? ¿Cómo utilizar los recursos y situaciones de comunicación y aprendizaje para modelar la construcción de conocimiento? ¿Cómo construir y reflejarse en experiencias portables, en un tiempo donde todos los saberes están intrínsecamente relacionados y lo único permanente es el cambio?

Tal como afirma  el Dr Jesús Salinas en su estudio sobre las comunidades virtuales y el aprendizaje digital, en 1995 Hiltz, Teles y Turoff  proponían, como paradigma emergente para la educación de este siglo XXI, las redes de aprendizaje. El término es concebido como un entorno de comunicación mediada por ordenador en el que independientemente del lugar, se produce interacción asíncrona entre grupos de personas conectados a una red electrónica.

Las redes de aprendizaje permitirían, así, a cualquier persona, en cualquier lugar y en cualquier momento ser un alumno o un profesor, incrementando la relación entre la teoría y la práctica, entre la clase y el mundo real

En el ámbito educativo, esto representa un nuevo modelo de interacción entre profesores y alumnos al mismo tiempo que una nueva forma de comunicación educativa en la que se enfatiza el aprendizaje activo e interactivo, la investigación y la resolución de problemas.

Debemos tener presente que la existencia de dichas comunidades radica en las grandes posibilidades de socialización y de intercambio personal que proporcionan las redes. Por ello el concepto de comunidad virtual está íntimamente ligado a la existencia de internet, entendida no como una autopista sino como una comunidad, no como un camino que va hacia cualquier sitio, sino como un “lugar”. En este contexto, hablar de Comunidades Virtuales de Aprendizaje, requiere hacer referencia a tres aspectos básicos previos:

1.- Cómo se aprende en comunidad (que, obviamente, siempre se ha estado haciendo y ahora vuelve a recobrar importancia) y donde tendremos que prestar una especial atención a:
- La implicación del alumno en actividades del grupo y en la interacción entre todos los actores del proceso de enseñanza-aprendizaje.
- El incremento de la autonomía y la responsabilidad del alumno respecto al propio proceso de aprendizaje

2.- Las oportunidades que para la creación y organización de comunidades de aprendizaje traen los avances en las TIC
- Nuevas formas de comunicación que surgen de las posibilidades de comunicación electrónica, nuevas formas de relación, etc…
- Aparición de entornos interactivos para la educación con enormes posibilidades comunicativas.
- Facilidades de la comunicación digital en cuanto a compartir espacios de intercambio, colaboración y comunicación.

3.- Las comunidades virtuales como comunidades de intercambio /cooperación mediante sistemas de comunicación mediada por ordenador
- Las comunidades de aprendizaje que utilizan TIC utilizan muchos elementos de organización y funcionamiento de las comunidades virtuales que han ido naciendo en internet.
- Las comunidades virtuales suponen nuevos espacios para la comunicación entre iguales con intereses comunes y objetivos de intercambio.
- Generan nuevas atmósferas de relaciones (desarrollan la socialización en la red, intercambio de ideas, experiencias, etc.. entre las personas y grupos).

Estas comunidades virtuales serán tanto más exitosas, cuanto más estén ligadas a tareas, objetivos o a perseguir intereses comunes juntos.

Los entornos electrónicos y las actividades grupales ofrecen un inmenso potencial como contexto para ello. La premisa para la comunidad virtual de aprendizaje es efectivamente la colaboración (creación compartida). El tema no es la comunicación o el trabajo en equipo, sino la creación de valor. Se trata, en todo caso, de procesos de aprendizaje colaborativo, de lograr un contexto que enfatiza las interacciones inter e intragrupo donde los miembros participan autónomamente en un proceso de aprendizaje, mientras resuelven un problema como grupo (Salinas, 2000).

Las comunidades de aprendizaje son esencialmente ‘comunidades de investigadores o indagadores’. Por lo tanto, los roles de ‘experto’ y ‘alumno’ se convierten en arbitrarios. Ambos son invitados al reino de la curiosidad conjunta. Como una definición inicial, las comunidades de aprendizaje valoran el proceso colectivo de descubrimiento y las personas dentro de ellas mismas valoran vivir con sus propios interrogantes.

Desde esta perspectiva, los cursos y actividades académicas desarrolladas en los campus virtuales y otros entornos digitales, requieren de nuevos enfoques más centrados en el alumno y apoyados en la interacción, para poder ser considerados comunidades virtuales de aprendizaje. Existe mayor probabilidad de lograr comunidades virtuales de aprendizaje cuando se dan una serie ingredientes críticos, como por ejemplo:
- Curiosidad, indagación…
- Compromiso
- Deseo de trabajar en colaboración
- Atención a la experimentación
- Superación de las fronteras
- Sentimiento de pertenencia

Para terminar, queda remarcar la importancia del sistema de intercomunicación: La interacción social, la participación, la colaboración y el intercambio mantienen la comunidad de aprendizaje. Las comunidades virtuales se mantienen por el compromiso continuado de compartir este viaje de exploración con otros.

1 comentario:

Colombina dijo...

Muy interesante y aclaratorio.

Puerta

Puerta
Enrique Medina