Loading...

domingo, 1 de agosto de 2010

Con libros, nómades y sueños a cuestas.




Este blog nació de un grupo de personas que intentaba acercarse a Internet vislumbrando un poco, nada más, sus alcances. Han pasado apenas tres años y este sitio amenaza con irse disparando a un mundo ficcional que es presente.
Las tres tigresas, tres, que ahora andamos volcando en el blog los desvelos propios, nos encontramos leyendo, investigando y divulgando lo que tanto nos lleva a descubrir en este cyber espacio circundante del cual, estamos maravilladas, atrapadas y sorprendidas.
Una cosa es cierta: no hay marcha atrás. Otra cosa también es cierta: resulta difícil vaticinar el futuro por eso, en cuanto al libro que no se puede llevar a la bañera, del último artículo publicado, me temo que no puedo decir por cuánto tiempo más.
Hay una noble página Web de José Millán, muy conocida en la Red, sobre la sociedad del conocimiento que dice por ejemplo que lo bueno de esta época es que por primera vez desde la invención del teléfono, ganaron los mensajes escritos a los hablados. Eso fue hace cinco años cuando se enviaban unos cinco millones de mensajes por minuto. Y había en la Red unos dos billones de Web colocadas, no quiero mentirles no he investigado más sobre el tema pero creo que en cinco años se debe de haber duplicado o triplicado sin problemas esas cantidades. Y en ese momento Millán ni siquiera sospechaba la aparición de esta Web 2.0 que cambia esencialmente el concepto de sitio Web.
Y tampoco consideraba las Redes sociales. Del viejo y querido chat escrito pasamos a los chat con cámara y sonido, ahora pasamos a las Redes sociales que pelean por más socios potenciales. La vida de mucha gente queda expuesta en los muros de las Redes y también, hay buen nivel de marketing y por suerte, se han creado también en ellas sitios de estudio.
Redondeo esto diciendo que realmente adelantarse a decir que ocurrirá en dos años es casi mentirse: no se sabe, o los que lo saben tienen ya muy visto qué sucederá. El avance será inevitable, fantasmagórico y derrapante. Perdonen ustedes el uso de calificativos pero me quedo corta.
En alguna otra entrada voy a contarles como se pueden vivir ya una segunda vida. Bueno, eso tampoco es nuevo en este mundo, hay gente que lo ha sabido hacer siempre, ejemplos de ellos tiene la literatura, y la ficción siempre queda corta frente a la realidad. Es cierto que hubo personajes de nuestro mundo que pudieron con más de una personalidad y también es cierto que tanto en los chat como en las Redes sociales hay quienes adoptan varias personalidades autorizados por el anonimato que estos sitios protegen.
Pero existe un sitio especial para jugar a tener una segunda vida. El sitio llamado Second Life, en español, no está vigente si ustedes no vuelcan una buena suma en euros, empecemos por ahí, pueden lograr bajar el juego gratis pero, no pasaran de una pasarella mirando lo que sucede. El verdadero sitio es donde ustedes se transformarán en lo que quieran, creando su propio avatar, con el cuerpo, la cara y la mente que pretendan. Entraran en el mundo virtual en una visión 3D, como antes entraron al chat y tendrán que vivir.
Les cuento que ganarán sueldo, comerán, vivirán, tendrán familia, mascotas, amores, dolores y pesares...el tema será que también irán gastando el sueldo y por supuesto, si no reponen...estarána fuera de juego. El sueldo acumula horas de juego, es decir si ustedes ganan bien, o colocan un restaurante y factura buen dinero y no lo gastan, eso les da más horas de juego. Ahora si ustedes ganan como en la vida real y quieren mantener una mansión, la cosa será que tendrán que desembolsillar dinero de verdad para seguir en carrera.
Muchos millones de personas juegan a Second Life: más de siete millones de personas entran en una hora. Muchos se han conocido de esta manera y se han enamorado en forma de avatares y luego en la vida real (¿ cuál será la vida real?), pero lo más interesante de esto, al menos para mí, es que existe una verdadera industria de programas para hacer ropas, zapatos, implementos, casas, etc. para este juego.
Usted puede ganar muchos dólares o euros, diseñando ropa para los avatares. ¿ Qué pensaba Millán de esa profesión?
Nada, no se soñaba ni se suponía que con una computadora usted o yo íbamos a vivir una segunda vida real de ficción de la cual, tal vez, nos cueste mucho separarnos.
Para cerrar el artículo les digo que ya los sociólogos y psicólogos están estudiando a los adictos de estos juegos para solucionar con sus formas de actuar en ese espacio, los problemas de este mundo. O sea: se plantea en el mundo de avatares situaciones que en la vida cotidiana también se dan, y hay un conjunto de especialistas que están sacando jugosos apuntes de las soluciones que cada uno encuentra para aplicarlas aquí, en este mundo real.
¿ Inteligencia colectiva? ¿ Quién enseña a quién? ¿ Dónde muere la realidad y comienza la ficción?

No hay comentarios:

Puerta

Puerta
Enrique Medina