Loading...

jueves, 15 de abril de 2010





Para conmemorar el 19 de abril el próximo lunes: una carta singular

Sobre el episodio histórico del 19 de abril de 1825 y el famosísimo cuadro de Juan Manuel Blanes, se han escrito ríos de tinta. Hay muchos puntos de discusión: si eran treinta y tres o si se eligió “33” como número cabalístico; por qué se les denominó “orientales” si había varios que no lo eran. En fin, los cuestionamientos son múltiples. Lo cierto es que la patria se estaba fraguando y era necesario fomentar el sentimiento de la nacionalidad naciente.
Para la conmemoración de este 19 de abril, elegí un texto curioso escrito por el argentino José Hernández. Se trata de una ficción con forma de epístola en sextinas,- que obviamente no por casualidad son treinta y tres- que lleva por nombre:

“Carta que el gaucho Martín Fierro dirige a su amigo D. Juan Manuel de Blanes con motivo de su cuadro Los Treinta y Tres Orientales”.

Es de tono gauchesco humorístico, como corresponde al personaje que para describir sus impresiones al pintor, mira el cuadro de “abajo arriba”.
Destacaré algunas estrofas significativas. La del cordial encabezamiento, por ejemplo, ya exterioriza el tono festivo que la caracterizará:

Amigo don Juan Manuel,
que se halle me alegraré,
sano del copete al pie.
Y perdone si en su carta
algún disparate ensarta
este servidor de usté.

Merece también subrayarse la que señala el conocimiento del gaucho por los subordinados al mismo tiempo que presenta-jocosamente- al Libertador Juan Antonio Lavalleja en posición de mando:

Para mí más conocida
es la gente subalterna:
mas se ve que quien gobierna
o lleva la dirección
es un viejo petizón
que está allí abierto de piernas.

No describe a todos los integrantes del cuadro, pero sí pasea una mirada risueñamente perspicaz sobre los más llamativos, por ejemplo: el baqueano, aunque no lo nombre como tal. ¿Quién era y aún es en algunos lugares de la campaña “el baqueano”?
Si lo queremos plantear con términos tecnológicos podemos decir que el baqueano es como un “GPS” actual. (Global Positioning System o en español Sistema de Posicionamiento Mundial). Actualmente hay pequeños aparatos que se incorporan a los autos para ubicar lugares o direcciones y son excelentes guías de viaje,pero antes, esa función la desempeñaba el baqueano.

Domingo Faustino Sarmiento nos dejó una semblanza seria y certera del personaje. Transcribimos un fragmento:

“El baqueano es un gaucho grave y reservado, que conoce a palmos veinte mil leguas cuadradas de llanuras, bosques y montañas. Es el topógrafo más completo, es el único mapa que lleva un general para dirigir los movimientos de su campaña. El baqueano va siempre a su lado. Modesto y reservado como una tapia, está en todos los secretos de la campaña; la suerte del ejército, el éxito de una batalla, la conquista de una provincia, todo depende de él.”

Vale la pena detenerse ahora en la mirada risueña de las estrofas dedicadas al baqueano, este hombre “GPS” tan esencial en la Cruzada, el que aparece en el cuadro de Los Treinta y Tres, y el que es, -él solo- otro famoso cuadro de Blanes:

Pero entre tanto valiente
dende lejos se divisa
el que en mangas de camisa
se hace notar el primero
un gaucho más verdadero
no he visto, ni en los de Urquiza.

Espuela y botas de potro
todo está como nacido;
es patriota decidido
se ve que resuelto está;
para mejor, le ha salido
medio escaso el chiripá.

Les dejo el enlace para que disfruten el texto completo. ¡Vale la pena!

http://www.biblioteca.clarin.com/pbda/gauchesca/cartafierro/b-632330.htm

No hay comentarios:

Puerta

Puerta
Enrique Medina