Loading...

lunes, 26 de abril de 2010

UNA NOVELA DE PELÍCULA

En este mes de abril se estrenó en Montevideo, la película homónima sobre la novela del escritor uruguayo Hugo Burel "El corredor nocturno".
Más allá de las discusiones clásicas sobre si es mejor el libro o la película es interesante plantearse las dos cosas: leer el libro, y ver la película para observar las similitudes y diferencias de las dos propuestas culturales.

La novela se inscribe en la categoría de thriller, palabra inglesa que se usa como denominación de las obras de misterio o suspenso. Por estas latitudes, se prefiere la palabra en inglés y no la posible traducción española. La novela cuenta la historia de un ejecutivo de una empresa multinacional sometido a altas tensiones en su trabajo, que, como terapia, sale a correr en las horas del anochecer, de ahí su título en una primera lectura. Quizás pueda tener otras.
Este corredor nocturno, Eduardo López, al regreso de un viaje se encuentra en un aeropuerto con un señor llamado Raimundo Conti, quién bajo la apariencia de alguien conocido, se convertirá en su más tenaz perseguidor. No hay ninguna razón visible para que Raimundo Conti lo acose, sin embargo, invade su vida por completo, al punto de introducirse en su apartamento para filmar a sus hijos durmiendo en sus habitaciones. En la novela se siente el clima tenso que se va acentuando en la vida de López, mientras se manifiestan escenas de su vida oficinesca y familiar en constante lucha. Para aliviar tensiones y presiones López corre en la noche.

La película fue dirigida por Gerardo Herrero,- el productor de la ganadora del Óscar “El secreto de sus ojos”-.
El personaje de Eduardo López lo encarna el actor Leonardo Sbaraglia y el del Raimundo Conti, Miguel Ángel Solá. Ambos están muy bien en sus respectivos roles.
Una de las virtudes más destacadas de este filme es la brillante actuación de Miguel Ángel Solá encarnando a Raimundo Conti. Logra plasmar un enigmático Mefistófeles del siglo XXI con capacidad para seducir y mostrar que el éxito y el poder no se obtienen gratuitamente.

Cabe preguntarse ¿quién es realmente Raimundo Conti? ¿Un demonio acusador y tentador? ¿La conciencia de López que lo conduce al delirio?

Vean esta entrevista a Herrero y Burel y luego ¡lean el libro y vayan a ver la película!



No hay comentarios:

Puerta

Puerta
Enrique Medina