Loading...

lunes, 17 de mayo de 2010

A propósito de Don Mario.



La compañera de ruta ha dejado ya sus palabras sobre nuestro querido Mario Benedetti. Juro que no nos pusimos de acuerdo pero pensamos casi igual. Creo que don Mario tuvo la indiscreción de sonreír con picardía a los cánones y la suprema corte literaria. Creo que le puso cotidaneidad a la urbe de palabras y las puso en el cernidor he hizo lo que aconsejaron algunos otros grandes, Quiroga por ejemplo, le quitó paquetería, le puso realidad y simple vida.
Don Mario se ponía en mangas de camisa mientra el Divino hacedor de los Grandes decía que había que vestir riguroso traje negro. Mientra él quitaba etiquetas y llegaba al público todo, los otros lo catalogaban con pocos puntos. Mientra él se caminaba la vida descalzo, los otros usaban zapatos de salón.
Don Mario logró dominar el lenguaje del día a día con su simple forma de decir pero cuando dijo, ay lo dijo y quedó el verso, ay quedó el poema y dolió el alma y abrió la sonrisa...Don Mario puede lograr la nostalgia sin tener bandoneón detrás y la sonrisa sin pinturas subrealistas.
Es nuestro, tan uruguayo como el termo y el mate caminando por una rambla o una calle, es nuestro y lo queremos, y lo respetamos aunque El Gran Hacedor de la Academia lo catalogue de poeta menor. No sé quiénes son compañera bloguera, ud perdone mi ignorancia, siempre ando ignorando donde hay demasiada etiqueta.
Mucha gente dice Literatura y endurece la mirada porque es cosa de gente seria y no es para cualquiera. A mí me gusta decir Literatura y sonreír porque la vida me ha permitido gozarla, para mí sigue siendo un goce más el tener obras para poder leerlas.
Creo que Don Mario se gozaba de sus palabras y lo aplaudo, en este pequeñísimo territorio, alguien dijo: "...la gente viva feliz aunque no tenga permiso..." ( Te quiero)...y si fue feliz, nos hizo feliz, y algunos quedaron ignorándolo, mejor, porque don Mario era tan humano como todos y no era moneda de oro...algunos sí algunos lo ignoraron, no lo tuvieron, no lo gozaron...Otros,Don Mario, otros seguimos agradeciéndole el haber dado tanto en su forma y en su estilo.
Salud Don Mario, por donde ande...¡que le llegue el aroma de todas las palabras que el mundo anda murmurando gracias a Usted!

No hay comentarios:

Puerta

Puerta
Enrique Medina